Cinéfilos con ganas de más

Los mejores números musicales en las películas del siglo XXI

Nos encanta un buen número musical en las películas. No hay nada más estimulante que una pegadiza melodía con una divertida coreografía.

Los números musicales son muy importantes para el éxito de una película, y a menudo sacan más risas y lágrimas que dos horas de diálogo. No es necesario que la película sea un musical para que haya un número musical.

Los mejores números musicales en las películas del siglo XXI

Hay números musicales clásicos, pero vamos a centrarnos en nuestro siglo XXI para desgranar cuales han sido los mejores números musicales que hemos visto en las películas.

Escuela de Rock (2003): The Legend Of The Rent (You’re Not Hardcore)

Es uno de los mejores momentos de Jack Black en la película de Richard Linklater, Escuela de Rock. El guitarrista Dewey Finn se hace pasar por su amigo, el maestro sustituto Ned Schneebly, en una prestigiosa escuela, asumiendo el cargo de profesor de música.

En clase, da toda una lección de rock n' roll en un intento de formar una banda para competir contra su antiguo equipo. En esta primera secuencia, el señor Schneebly presenta a sus jóvenes estudiantes una canción en la que ha estado trabajando, en la que que no tan sutilmente alude a sus problemas financieros y su enfado hacia su antiguo grupo por darle la patada.

Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet (2007)

Es la adaptación de Tim Burton del musical de Stephen Sondheim, un festival de gore gloriosamente oscuro y gótico. Johnny Depp interpreta a Benjamin Barker, un ex barbero que ha vuelto a Londres para vengarse del hombre que le quito a su mujer y a su hija y le declaro culpable.

Asume el alias de Sweeney Todd y asesina a todos sus clientes con la ayuda de la señora Lovett, que convierte los cadáveres en pasteles de carne. Toda la película está rodeada de números musicales, pero el final es francamente desgarrador.

500 Días juntos (2009): El baile post-sexo

La película sigue el romance de Tom Hansen, un escritor de tarjetas de felicitación que está enamorado de Summer Finn (Zooey Deschanel). La relación de 500 días se muestra a través de altos y bajos. En esta secuencia de baile, Tom baila la melodía infalible de Hall and Oates, You Make My Dreams Come True.

La música comienza con el andando hacia una Summer desnuda, y tras el corte, aparece Tom a la mañana siguiente con un sol glorioso. Una vez más, es una de esas ocasiones donde todo el mundo en la calle sabe la coreografía, las fuentes cobran vida e incluso aparece un pajarito de dibujos animados.

Frozen (2013): Let It Go

La capacidad de Elsa para crear y manipular el hielo ha puesto en peligro su hermana Ana, y cuando ella pierde los papeles delante de su pueblo en su coronación, huye a la montaña del norte. La montaña significa aislamiento y libertad para Elsa, y su canción es el principio de aceptar sus debilidades y convertirlas en fortalezas. La creación del castillo de hielo es un placer visual y la voz de Idina Menzel es tan asombrosa como siempre.